Por qué nadie me entiende ni hace caso

Written By Fina Kuggen

Lorem ipsum dolor sit amet consectetur pulvinar ligula augue quis venenatis. 

Siempre que presento mis ideas alguien viene con mejores ideas, cuando propongo un plan tienden a rechazar el mío y elegir otro plan, no hacemos nunca lo que planeé, siento que no me hacen caso. Y no sé qué hacer porque creo que lo estoy haciendo todo bien.

Algunos de los miedos más comunes pueden superarse mediante la aceptación.

Ansiedad social: Temes la presión de desempeñarte bien en una situación social o de conocer gente nueva. Es la fobia social más común. Pero nadie espera que actúes a la perfección.

No puedes controlar tus nervios, pero puedes controlar cómo respondes a ellos. Puedes prepararte investigando los temas de conversación y practicando con un buen amigo.

¿Por qué hay gente que no deja hablar a los demás?

Son malos comunicadores, y especialmente malos para escuchar a los demás. Se centran únicamente en lo que quieren decir, y no sólo no les interesa lo que puedan decir los demás, sino que ignoran por completo los intentos de su interlocutor de tomar la palabra.

Por otro lado, otras personas no te dejan hablar o te interrumpen porque piensan que lo que van a decir es más importante, o más interesante que lo que tú puedes decir. Por supuesto que hay un poco de arrogancia aquí. Por lo tanto, te obligan a escucharlos; sin dejarte hablar e imponer su opinión, que es «la buena e interesante» en cuestión. En general, estas personas son consideradas mejores que otras o al menos más inteligentes.

¿Cuáles son las posibles razones por las que no te entienden cuando hablas?

El hecho de que no se entienda indica la posibilidad de un trastorno del lenguaje, que puede deberse a una mala pronunciación y articulación oral. Cuando hablamos, los músculos de la cara se utilizan para lograr expresiones faciales.

No podemos ser perezosos, porque debemos promover el movimiento de los artículos. Tu voz puede sonar áspera, fea, ronca, débil, aguda, soplada, lo que impide que tus cuerdas vocales suenen armónicamente.